El avistamiento de crías de vaquitas marinas es una esperanza para recuperar la especie

jueves, 18 de octubre de 2018 · 12:02
Durante una expedición, un grupo de científicos mexicanos que buscan prevenir la extinción de la vaquita marina, una especie endémica de la familia de los cetáceos, avistaron a seis de estos animales en un área del Golfo de California. Pero no solo fue una la ocasión en la que se encontraron a este pequeño grupo de mamíferos, sino en tres momentos, como relataron en conferencia de prensa estos especialistas. Así, pudieron corroborar que aún hay existe una esperanza para pensar que la vaquita marina -al borde de la extinción- podría ser salvada: se sigue reproduciendo. “Cada vez que voy en busca de vaquitas me preocupa que será la última vez que las vea o que ni siquiera podremos encontrarlas”, dijo a The New York Times Barbara Taylor, bióloga de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica que estuvo a bordo de la embarcación del pasado 26 de septiembre. Pero haber visto crías de vaquitas marinas "fue particularmente importante", como señala el diario neoyorkino, al ser la primera evidencia de que estos animales pueden reproducirse una vez cada año.

“El que haya parto cada año duplica su tasa de posible crecimiento poblacional y nos da más esperanzas de que se pueda recuperar la especie", dijo Taylor

Esto, tras confirmar que una de las vaquitas marinas -con marcas distintivas en su aleta dorsal- vista en 2017, y que suponían que era una hembra al estar acompañada de una cría, volvió a parir un año después. Esta vez, fue vista con una cría aún más pequeña. https://twitter.com/UniversumMuseo/status/1052634515615682562?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1052634515615682562&ref_url=http%3A%2F%2Fwww.elfinanciero.com.mx%2Fciencia%2Fbuenas-noticias-dicaprio-avistan-vaquitas-marinas-bebes-en-costas-mexicanas Los avistamientos demuestran que "no están destinados a la extinción", dijo Armando Jaramillo Legorreta, experto en mamíferos acuáticos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático. “Por lo menos tenemos información clara de que la especie sigue ahí, que se sigue reproduciendo y está en buena salud”, agregó. Sin embargo, la pesca ilegas si representando un peligro para la especie que tiene como único hábitat el golfo de California. De acuerdo con el diario El País, el descenso de la población de vaquitas marinas se intensifico hace cinco años con el aumento del tráfico ilegal del pez totoaba: las vaquitas marinas mueren al quedar atrapadas dentro de las redes que buscan atrapar a los totabas.