in

Las casitas de ‘La Gaviota’

Fuente: SDPnoticias.com

Por Samuel Ocampo

Twitter: @SamOcampoB

Apenas van 38 días de que Enrique Peña Nieto dejó, junto con su familia, Los Pinos, y siguen siendo noticia.

No, no me refiero a que, según versiones periodísticas, parece que toooodos los integrantes de los Peña Rivera presuntamente se llevaron hasta los vasos desechables que había en la residencia presidencial que habitaron en seis años. Esas versiones no me constan y mejor ai´muere.

Tampoco me referiré a que ahora Los Pinos sea un espacio abierto a la cultura. ¡Hasta sala de cine se convirtió! Bueno, para los millennials les recomiendo que le rasquen un poquito a la historia del país, y de los exresidentes de esa casota, y verán que es precisamente la primera referencia en cuanto a cine nacional. Pregúntenle a sus papás qué pasó en la década de los 70 y 80 con la entonces familia presidencial.

Pero a lo que sí me voy a referir, es al destino, o karma, quién sabe qué será, que trae Angélica Rivera y las propiedades que ella habita.

Siendo esposa del presidente Peña Nieto, pudo hacerse, según su propia versión, de una bonita casa en la zona de Lomas de Chapultepec. No era precisamente una casa de interés social; pero sí se convirtió en un interés social y nacional el destino de esa propiedad.

La Casa Blanca, como se le bautizó, fue uno de los escándalos del sexenio pasado, por la forma en que la entonces pareja presidencial se hizo de ella. La denuncia era por presuntos actos de corrupción.

Angélica Rivera salió al quite en un bonito video y defendió los cimientos de la propiedad con el argumento de que había sido adquirida, con el sudor de su trabajo como actriz exclusiva de Televisa. ¡Faltaba menos!

Obviamente hubo muchos mexicanos que no creyeron esa versión, ¿verdad Kate del Castillo?

Luego supimos que la famosa Casa Blanca fue vendida y pensamos que hasta ahí, el escándalo de las propiedades de la señora Rivera.

¡Oh Dios! Creímos que después del 1 de diciembre, la ex primera dama viviría en un modesto departamento o casa en la CDMX. Pero no fue así. De esas sorpresas que da la vida, ahora sabemos que Rivera y sus hijas viven en una casa en Estados Unidos, que está valuada en más de 60 millones de pesos. Varios se quedaron con cara da ¡What!; por dos cosas.

Una, el nuevo escándalo en el que estaría envuelta la ex primera dama por una casita. Y dos… ¿ya no vive con el expresidente Peña?

De lo primero, Rivera salió al quite, ahora vía su cuenta de Facebook –ya no en video—para aclarar que la casa era rentada por Alberto El Güero Castro, su ex esposo y padre de sus hijas, así como uno de los productores más importantes de Televisa, y lo hacen por cuestiones de estudio y trabajo. ¡Hasta él salió en defensa de su versión!

Y el segundo tema… ¿entonces ya no conviven en la misma casa las niñas Castro Rivera y el ex presidente Peña Nieto? ¿O él vive en el Estado de México, donde en diciembre se le vio en un restaurante y ellas allá?

Digo, es solo una pregunta….