Libros

El perturbador libro que predijo tu obsesión con los reality shows

Tal parece que la génesis de los reality shows, transmitidos en varias televisoras, tiene un trasfondo literario, el cual estaría relacionado con una de las novelas más famosas de George Orwell.
miércoles, 13 de octubre de 2021 · 14:41

Dentro de la programación televisiva, y ahora en plataformas de streaming también, los reality shows se han vuelto en uno de los contenidos favoritos de las audiencias, formatos que gracias a que ponen al descubierto a sus participantes, mostrando en muchos casos su verdadera esencia y personalidad, lo hacen interesantes ya atractivos para el público.

No es casualidad que para este cierre de 2021 un reality show tenga el poder de capturar la atención de miles de personas que, en determinada hora y día, sintonizan un canal o entre a alguna plataforma digital para ver lo que ocurre con los concursantes. Y es que la sola idea de conocer un lado poco visible de uno o más participantes, lleva a los espectadores a mirar con asombro lo que hasta ahora desconoce de ese hombre o mujer. 

Si bien la predominancia de este contenido televisivo estriba en los altos niveles de rating que registran para empresas como Televisa, TV Azteca, MTV o Telemundo, su génesis u origen va más allá de un nivel de audiencia, el cual podría estar vinculado con un libro que fue publicado hace más de 60 años. 

El perturbador libro que predijo tu obsesión con los reality shows

Si te dijeran que los reality shows y un libro guardan cierta relación, seguro que lo tomarías a broma. Sin embargo, el vínculo que mantienen uno con otro es estrecho y tiene que ver con una obra literaria en particular que pudo ser la piedra de toque para el desarrollo y proliferación de estos programas de televisión. 

Nos referimos al libro titulado 1984, una de las novelas más icónicas y famosas del escritor británico, George Orwell, quien el 8 de junio de 1949 publicó esta obra literaria que con más de 60 años de haber salido a la luz sigue generador un gran interés entre los lectores, además de generar un análisis sobre la sociedad actual.

Y es justo esta invitación a reflexionar sobre lo que distingue a la sociedad contemporánea uno de los aspectos referenciales de esta novela literaria y lo que da pie a que se le relacione con los reality shows. Pero ¿por qué están vinculados entre sí?

Esto tiene que ver con la premisa del libro, la cual popularizó conceptos como omnipresente y vigilante. Lo que propone Orwell en 1984 es que la gente, en distintas partes del mundo, vive bajo una constante vigilancia y control, la cual recibe información manipulada y masificada, limitando así su capacidad de libre albedrío y reflexión sobre su realidad y las cosas que le son presentadas, además de que promueven comunidades oprimidas o reprendidas.

Tal control y vigilancia constante se da, según el libro, por una entidad conocida como Gran Hermano o Hermano Mayor, elemento que, en conjunto con su premisa, hacen de esta obra una novela distópica contemporánea

Es importante decir que 1984 está inspirada en la novela rusa Nosotros, publicada en 1924 y escrita por Zamiantin, por lo que se podría decir que este libro también está estrechamente vinculado con el origen de los reality shows

Un elemento que también destaca en la obra de George Orwell es la imagen de los traidores, una figura que, como hemos visto en estos contenidos televisivos, también suele aparecer en sus distintas temporadas, pues al haber un premio, la ambición por conseguirlo lleva a las personas a velar por sus propios intereses, olvidando pactos, promesas o sus propios valores. 

Además de este libro, George Orwell también publico "Rebelión en la granja", otro título con temáticas similares, donde hablar de control impera. 

Con esta información ahora sabes que el nacimiento de reality shows como Big Brother, La Casa de los Famosos, Acapulco Shore, Inseparables, La Academia, Exatlón, entre otros, deriva de una raíz literaria del siglo pasado, la cual nos permite percatarnos que la realidad que ahora vivimos no es tan distinta a la que se tenía hace más de seis décadas, y que la sociedad sigue bajo un yugo de vigilancia omnipresente.

 

Más de

Otras Noticias