in

Así fue como en una ocasión Gordon Banks le arrebató la gloria a Pelé

Los porteros son los últimos hombres que mueren primero en un campo fútbol, diría Juan Villoro. Porque cuando un arquero falla una atajada, es el primero en ser juzgado; pero cuando logra salvar su portería, ese recuerdo queda en el olvido. Aunque hay algunas excepciones.

“Morir a plazos es la especialidad de los porteros“. escribe Villoro. Pero el portero inglés Gordon Banks, que murió este día a los 81 años, demostraría todo lo contrario durante al menos una década. En 1966, como portero titular de selección de Inglaterra se coronó campeón del mundo; y en el verano de 1970, aunque no volvió a repetir el campeonato, una de sus atajadas bastó para ser recordado por siempre. Durante la fase de grupos de la Copa del Mundo en México, Brasil, Pelé e Inglaterra, se enfrentaban.

Sin embargo, ahí estaba Banks, a la espera de que en algún momento del partido Pelé se adueñara del balón y tratara de hacer lo suyo. No lo logró. En un centro del lateral brasileño Carlos Alberto, Pelé colocó con un frentazo el balón en la portería de Banks. Pero la anticipada celebración de Pelé, parecería que era más bien en honor a la atajada que acababa de hacer el inglés. Mientras Pelé se regocijaba de su fallida anotación, Banks miraba cómo el balón se dirigía al tiro de esquina.

Con desconsuelo, a pesar de haber ganado el partido, Pelé declaró: “Yo marqué el gol, pero Gordon Banks lo paró”.

En una entrevista con The Guardian, Banks contó que ese momento ocurrió muy rápido. “Una vez que lo entendí, no tenía ni idea de a dónde iba. Solo cuando aterricé, vi que estaba detrás de mí y hubo un rugido todopoderoso en el estadio. La mitad de ellos estaba aclamando un gol, y luego, cuando rebotó sobre la barra, la otra mitad aplaudió el rescate”.

Aunque según él, esa histórica atajada lo llevaría a nunca ser recordado por ganar una Copa del Mundo. “Seré recordado por eso (la atajada a Pelé)”, dijo. “No por la Copa del Mundo en 1966. La gente siempre me dice ‘¡qué gran salvada fue esa de Pelé en 1966!’ Y tengo que decir: ‘No, no fue 1966′”.

Foto: Reuters.