in

Isaac Hempstead-Wright pensaba que el final de ‘Game of Thrones’ era una broma

HBO.

Uno de los enigmas más grandes al cierre de la última temporada de Game of Thrones, era quién terminaría por convertirse en el propietario del Trono. Se trataba de una gran responsabilidad, que se extendía más allá de los siete reinos de Westeros. O sea, el público al que la serie debía satisfacer. O no.

Pero eso ya lo tenía contemplado el actor Isaac Hempstead-Wright, que durante largo tiempo interpretó a Bran Stark y que terminó sentado en el Trono de Hierro, metafóricamente hablando, porque al final Drogon acabó con él. “No todos serán felices”, dijo durante una entrevista con Entertainment Weekly. “Es tan difícil terminar una serie tan popular como esta sin molestar a algunas personas (…) La gente va a estar enojada. Habrá muchos corazones rotos”, expresó. Y tuvo razón, a la gente no le fascinó el final. Pero ni siquiera a él. Cuando leyó por primera vez el guión, contó, pensó que era una broma. “Tuve que levantarme y pasearme por la habitación”.

“Realmente pensé que era un guión de broma y que (los dramaturgos David Benioff y Dan Weiss) habían enviado a todos un guión con su propio personaje en el Trono de Hierro, contó” Pero “‘sí, buenos chicos. Oh, sh * t, en realidad es real?”. No lo podía creer.

La reacción en Twitter fue similar a la suya:

Al final, la gente tendrá que tragarse esa decisión, mientras que
Hempstead dijo estar satisfecho con el final.  “Aunque en cierto modo quería morir y entrar en una buena escena de muerte con una cabeza explosiva o algo así”.