in

5 situaciones a las que te enfrentas cuando comienzas a vivir solo

Finalmente has dado el salto de la casa de tus padres a tu anhelada independencia. Pero apenas un par de semanas (por no decir días) viviendo solo, descubres que las cosas no serán tan sencillas como lo imaginabas y tendrás que batallar por cosas que antes no parecían ser un problema.

Aquí enlistamos algunas esas situaciones a las que te enfrentas cuando comienzas a vivir solo y, de paso, te damos algunos consejos para que te sea más sencillo el proceso.

Los electrodomésticos pueden ser complicados 

Aunque parezca obvio, a veces es imposible descifrar cómo se utiliza correctamente la lavadora, la plancha o cómo hacer para que no explote el microondas.

Para superar este paso, te recomendamos invertir en electrodomésticos que realmente te ofrezcan soluciones y sean sencillos de utilizar. Por ejemplo, la Licuadora Oster® Xpert Series™ cuenta con programas inteligentes que te permiten procesar alimentos o hacer licuados y frappés, con tan solo presionar el botón de la opción que busques.

Además, es una gran opción para ser tu primera licuadora, ya que su vaso es resistente al frío, al calor, ralladuras, olores y manchas, por lo que durará mucho tiempo contigo. Recuerda que la Oster® Xpert Series™ la encuentras de venta en Liverpool, que cuenta con envíos gratis en sus compras por internet.

Hay muchas más cosas que pagar

No es solo la renta, son los gastos como la luz, el agua, el gas o internet. Cuando comienzas a sumar todas estas deudas a la cuenta de cada mes, la cantidad que debes pagar se eleva mucho más de lo que habías considerado al principio.

Para esto te recomendamos hacer un presupuesto realista y aún más importante, seguirlo al pie de la letra. Aquí también encuentras una oportunidad para aprender a administrar tu dinero. Recuerda siempre darle prioridad a tus necesidades básicas y destinar una cantidad al ahorro y a tus gustos propios.

Tu hogar no se limpia solo

Antes podías pasar días sin lavar ropa, trastes o recoger la sala con la certeza de que alguien (tu madre, principalmente) lo haría eventualmente. Pero ahora, todos los días descubres una nueva cosa que debes limpiar, lavar o guardar para mantener pulcro tu hogar.

Lamentamos decirte que así será por el resto de su vida, así que lo mejor que puedes hacer es poner tu mejor cara y hacer las cosas lo más rápido. Haz tu cama en cuanto te levantes y lava tus trastes en cuanto termines de cocinar o comer.

También puedes aprovechar este punto para diseñar tu propio espacio y ordenar tu casa o departamento como a ti más te acomode y funcione.

Cocinar no es tan sencillo como parece

Es el tiempo que tienes que invertir en comprar los alimentos, en picarlos para luego cocinarlos y, por último, lavar los trastes. Eso, sin contar que puede que esta sea la primera vez que te ves obligado a preparar algo más que una sincronizada. 

Para que esta tarea te sea más sencilla, te recomendamos superar el miedo a tu estufa y tus sartenes y simplemente comenzar a cocinar, como puedas, cuando puedas e ir perfeccionando tus habilidades con el tiempo.

Podrás disfrutar de tu libertad

A pesar de que el proceso de adaptarse a nuevos cambios puede ser complicado, también te traerá grandes recompensas. Al comenzar a vivir solo podrás tomar tus propias decisiones sobre tus horarios, sobre tus alimentos y tener control de a quiénes quieres invitar a tu casa o departamento.